RuralSJ

Ante la escalada inflacionaria, el Gobierno nacional insiste con una medida que vuelve a castigar al sector productivo: seguir creando impuestos.

Tal como afirmó CRA, queda claro que con este nuevo proyecto no solo se impone una medida ilegal, sino que las empresas exportadoras van a trasladar el impuesto a los productores. Además, se condiciona aún más el escenario 2023/24: se desincentiva la siembra de trigo y maíz, y el uso de fertilizantes. Todo conduce a menores exportaciones, mayores problemas cambiarios y económicos.

Estamos convencidos que el concepto de «renta inesperada» es un despropósito inédito a nivel mundial, que obedece a una gestión nacional que sólo conoce el camino de usar a la producción como una caja. Y a la falta de un plan económico sustentable, que obliga a improvisaciones constantes.

Desde el sector productivo insistimos con el objetivo de alcanzar una mayor recaudación, pero a través de una mayor producción, para lo cual estamos dispuestos a seguir colaborando. Para ello hace falta generar un marco de confianza para el mediano y largo plazo.

Si bien los precios de los granos subieron por la guerra, mucho más lo hicieron los insumos para volver a sembrar. Y esto, además de unas condiciones ambientales muy limitantes, contrastan con la idea de ganancias extraordinarias, que hoy claramente no existen.

Apelamos a redoblar el diálogo con las entidades del sector que nos representan, en aras de poder transitar juntos a través de consensos hacia una mayor productividad, mayor trabajo para todos y a que el gobierno decida atacar las causas y no las consecuencias de la inflación, bajando el gasto público, como camino hacia una salida de la crisis que nos envuelve a todos los argentinos.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.